viernes, 2 de septiembre de 2011

Xana


Recuerdo claramente el día en que Xana llego a casa, hacía apenas unas semanas que nuestra otra gata, Musi había muerto, mejor dicho, habíamos tenido que sacrificarla, con doce años y un tumor en la mandíbula que no le permitía comer era lo mejor para ella. La habíamos querido mucho, pero merecía un final digno.

Vimos a Xana en una foto, en la puerta del veterinario por el que pasabamos todos los días, 'se regalan gatitos', eso decía el cartel, y Vladi, que a sus tres años ya sabía casi leer, lo vio... 'Gatitos, -y lo mejor-, regalan!', dijo, como si aquello fuese lo mejor del mundo, y claro, entramos en la tienda, vimos a Xana en una caja junto con dos de sus hermanos que aún no habían sido adoptados, fue amor a primera vista, Vlad la cogio en brazos y ya no la soltó.

Xana ha sido nuestra compañera junto con Crisly, que también descansa ya y que seguro ha ido a recibirla ahora que ella también ha llegado al lugar donde deben de descansar esperándonos nuestros amigos, y junto a Uther, que sigue con nosotros esperamos que aún por mucho tiempo, aunque somos conscientes de que ellos tienen una vida corta, al menos demasiado corta, pues hay amigos, con los que nos gustaría poder pasar la vida entera. Nos dan mucho más de lo que nosotros podremos darles a ellos, amor incondicional y lealtad sin límites.

Cuando David y yo nos divorciamos, Xana se quedo con él, siempre fué su preferido, siempre sus piernas a las que se subía en busca de mimos. Él la ha cuidado hasta el final, cuando ya, vencida por los años y la enfermedad, tenía que ir limpiando tras ella lo que le salía de la herida abierta en que se había convertido su tumor y jamás le importo, porque ella le deba cariño, era su amiga; según me contó, la noche antes de morir, comieron juntos un poco de jamón de pavo, se acurrucó junto a él, quizá intuyendo que tenía que despedirse, y por la mañana, murió mientra David la acariciaba.

Xana descansa ya, y nos espera allí donde deben de descansar esperándonos nuestros amigos, y sobre todo esperara a David, deseo que por mucho tiempo, pero cuando él llegue, ella saldrá a recibirle, como solía, con el mejor y más dulce de los maullidos.

Descansa en paz Xanina, (14082011)

Nuestra Casa


Tenemos casa nueva y estoy encantada, porque está a mi gusto, porque tengo un jardín, porque es nuestra casa y eso me basta, porque cualquier lugar donde esté contigo, será siempre el mejor del mundo.