martes, 29 de noviembre de 2011

Morir


Hace unos dos años que llevo soportando lo que suele conocerse cómo tinitus o acúfenos, según los médicos, provocada a raíz de la amniocentesis a la que me sometí cuando estaba esperando a Jimena...

A veces, cuando el zumbido se hace insoportable, intento concentrarme en otra cosa, lo que por suerte siempre consigo; la última vez que ésto me ocurrió, me puse a pensar en todo lo que había pasado éstos últimos tiempos, no siempre bueno por cierto, más bien al contrario, o depende, según cómo se mire, porque a fin de cuentas lo que ha pasado no es más que lo natural en la vida y lamentarse por ello sirve de bien poco.

Haciendo balance, pienso en cuando perdí a 'Garbanzi', porque así nos gustaba llamar al milagro, y le llamo milagro porque vino sin avisar, cuando nadie le esperaba, y se fue tan pronto, apenas tres meses, que pude disfrutarlo muy poco, aunque echarle de menos inmensamente; luego, llego Jimena, también sin esperarla, como un nuevo milagro, su llegada me lleno de tal alegría que no era capaz de imaginar a nadie más feliz, pero la vida sigue su curso, en lo bueno y en lo malo, y también ella tenía que irse, dejándome tras cinco meses con una pérdida tan grande, que no hay día que no recuerde ese tiempo en que la sentía crecer. El tiempo fue pasando, y poco a poco, el dolor dejó paso al recuerdo, un recuerdo bonito pese a lo terrible; empezaba a sumirlo, cuando de nuevo, la Parca vino a buscar a alguien importante llevándose al padre del hombre que adoro, y unos meses más tarde, al mío, cuya pérdida fue mucho más dura de lo que podía haberme imaginado, pues aún consciente de que nadie vive para siempre, que mi padre tenía que morirse algún día, perder a quien se quiere es duro, y más cuando aún no se ha tenido tiempo para recuperarse anímicamente de una tristeza tan grande como supuso la pérdida de mi niña...

Hace apenas unas semanas, murió el padre de David, mi ex, abuelo de Vladi, y esa nueva pérdida me hizo pensar, intentando como digo distraer el zumbido que me produce mi tinitus, acúfeno o como demonio se llame, en lo breve que es la vida, en cuanto la desaprovechamos y en lo triste que debe de ser morirse sólo y sin que nadie te recuerde, en como la gente que ha llenado nuestra vida la va abandonando, dejándonos aquí, recordandoles.

Todos hemos de morir, pese a que hay quien cree que no, que a ellos eso no les pasará, que ni ellos ni sus seres queridos morirán nunca, y no queriendo ser conscientes de ello, se equivocan.

Yo no temo a la muerte, temo al olvido, y por ello, intento hacer que mi vida se llene de días memorables y que los tristes, aunque no se olviden, no se apoderen de los buenos que he vivido y los buenos que aún me quedan por vivir.

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Cartel Antiguo


Siempre me ha gustado lo Vintage, el Burlesque e incluso un poco lo Bizarro; éste cartel que encontré navegando, resume un poco todo ello.
Éste en concreto me hizo tanta gracia que no he podido evitar añadirlo a mi Blog creando para ello una nueva sección, Con-Secuencias, vamos, secuencias en fotos que con sólo mirarlas lo digan todo.